6/9/24 -DECIMO DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO

Queridas Hermanas y Hermanos,

   Este Sabado celebramos la Confirmación de 110 de nuestros jóvenes. Con el calendario con la ordenación sacerdotal en la Catedral ese mismo dia, el Obispo me pregunto si podía celebrarla. En ese punto es un privilegio que no esperaba.

   A todos los recién confirmados los invito a asumir mas responsabilidad en el servicio de la iglesia como: lectores, monaguillos y ujieres. Quiero invitar a todos nuestros jóvenes confirmados a participar en nuestro Grupo de Jovenes. Este grupos se reúnen los viernes por la noche de 7:00 a 9:00pm Queremos que sigan creciendo en fe y servicio, porque nuestra felicidad en la vida proviene de nuestra capacidad de compartir nuestra vida con los demás.

   Quiero agradecer a Bertha, nuestros Diaconos y todos nuestros maestros en nuestro programa de Educación Religiosa por toda su dedicación y servicio. Ya iniciamos la inscripción para las clases del próximo año en programas de Formación de Fe. Todos necesitamos crecer en la fe durante nuestra vida, porque la vida siempre es desafiante en cada etapa y sin fe seria muy difícil afrontarla.

   En el Evangelio encontramos a Jesus siempre desafiado y puesto a prueba por los demás y por el sistema político y religioso. ¿Puede nuestra vida ser diferente de la tuya? En el Evangelio de hoy vemos la vida de Jesus afectada por la opinión de otras personas y no es solo Jesus, sino toda su familia la que se vio afectada por ello. Como menciona el Evangelio que sus primos y sus madre vinieron a buscarlo porque decían que se había vuelto loco. Imaginese que estas cosas sucedieran incluso antes de que existieran las redes sociales y los teléfonos celulares.

   Cuando Jesus se da cuenta de su presencia, hace esta hermosa declaración sobre hacer la voluntad de Dios, diciendo: “?Quien es mi madre? ¿Quiénes son mis hermanos? Pero el que hace la voluntad de mi Padre Celestial”. Aparentemente los ignora, pero en realidad los exulta. Jesus no se quejo de por que la gente decía tales cosas de el, o no esta llamando la atención solo sobre la bondad humana de su familia, pero señala la esencia del por que están allí, porque su amor a Jesus y a Dios. Estaban completamente enfocados en hacer la voluntad de Dios en sus vida y fue fruto de su total humildad ante Dios y ante los hombres. Jesus señalo por que su familia era tan bondadosa y amorosa para que cuidaran de el. Porque es la voluntad de Dios, que los que somos familia de Jesus se preocupen por el bienestar de Jesus. Entonces, como señala Jesus, todos los que se preocupan por el son familia, y aquí todos están invitados. ¿Eres una familia de Jesus? ¿Te preocupas por Jesus? ¿Es tan cercano a usted como lo son los miembros de su familia? Aquí cada uno de nosotros necesita responder a esta pregunta en lo mas profundo de nuestro corazón : ¿Es Jesus mi familia para mi? ¿Es miembro de mi hogar? ¿No es esa una pregunta especial que hay que responder? Porque se trata de: - NOSOTROS – Jesus y yo – para cada uno de nosotros. Que esa conexión familiar sea nuestra principal preocupación de nuestras vidas. ¿Soy la familia de Dios?

   Nuevamente quiero agradecer a todos por preocuparse por la familia de nuestra parroquia, al involucrarse en nuestros ministerios parroquiales. Agradezco también a todos los que apoyan la responsabilidad material de los edificios y propiedades de nuestra parroquia. Todo se trata de servir y honrar a Dios en nuestras vidas, y esa es la esencia de nuestras vidas con respecto a toda nuestra existencia. Gracias a todos por ser Nuestra Familia Parroquial y la familia de Jesus. Dios les bendiga a todos siempre!!!

P. Stan